fbpx

EL INSOMNIO es un trastorno del sueño común. Es un síntoma que altera nuestro estado de ánimo y la relación con el entorno, por tanto, no se trata de una enfermedad.

El sueño es un proceso biológico necesario para la vida diaria y se define como la acción de dormir. El problema de muchas personas se encuentra en que no duerme lo suficiente (de 7 a 8 horas diarias) o que el sueño no es de calidad, por lo que conlleva consecuencias tanto a nivel físico como mental.

Cuando se alteran los patrones del sueño se producen los llamados trastornos del sueño, dónde los más destacados son:

  • Insomnio: mantenerse despierto y no poder dormirse.
  • Apnea del sueño: trastorno de la respiración que se detiene por 10 segundos o más mientras duerme.
  • Síndrome de las piernas inquietas: hormigueo en las piernas con necesidad de moverlas.
  • Hipersomnia: dificultad para mantenerse despierto durante el día.
  • Trastorno del ritmo circadiano: Problemas vigilia-sueño que dificultan quedarse dormido y levantarse cuando corresponde.
  • Parasomnia: hablar, comer o caminar al quedarse dormido.

EL INSOMNIO

Es la dificultad para mantenerse dormido o bien para conciliar el sueño. También se asocia con despertares a media noche o incluso antes de la hora programada por la mañana. El insomnio se manifiesta con somnolencia durante el día, falta de energía y falta de concentración, así como, cambios de humor y dolores de cabeza.

El insomnio puede ser agudo (el más común, de corta duración) o crónico (suelen ser consecuente a un problema médico, medicación o trastornos del sueño, es de larga duración). Entre los grupos de medicamentos que pueden generar insomnio encontramos: antidepresivos, anticonvulsionantes, betabloqueantes, corticoesteroides, diuréticos, esteroides anabólicos, inhibidores del apetito y simpaticomiméticos).

Tratamiento

Antes de empezar con el tratamiento farmacológico, se recomienda seguir las siguientes medidas higiénico-dietéticas:

  • No comer ni beber en exceso.
  • No practicar ejercicio antes de acostarse.
  • Realizar algún tipo de relajación y evitar situaciones de estrés.
  • Fijar un horario para irse a la cama y dormir con ropa cómoda.
  • Orinar antes de dormir.
  • Temperatura de la habitación 16º-20º.
  • No utilizar el móvil momentos antes de acostarse, incluso dejarlo fuera de la habitación.

En cuanto al tratamiento farmacológico, estos se utilizan cuando las medidas anteriores no son suficientes para conciliar el sueño. Los más utilizados son:

  • Hipnóticos: tratar el insomnio pasajero y de corta duración. (Benzodiacepinas y fármacos como Zolpidem y Zopiclona, están bajo prescripción médica ya que producen ciertas reacciones adversas)
  • Antagonistas histamínicos: para tratar el insomnio ocasional y no necesitan receta médica:
  • Melatonina: es la hormona encargada del sueño y que con la edad se ve disminuida y está indicado para personas que tienen alterado el ciclo vigilia-sueño. Mejora la calidad de sueño sin producir adherencia al tratamiento.
  • Arkorelax sueño.
  • Somnolin.
  • Triptófano con melatonina de Ana María La Justicia.
  • Somnidor.
  • Dorminatur.
  • Epaplus Forte Retard.

Por último, destacar el tratamiento fitoterapéutico (tratamiento natural) y que puede resultar óptimo para tratar el insomnio. Entre las plantas medicinales más utilizadas encontramos:

  • Valeriana.
  • Pasiflora.
  • Melisa.
  • Tila.
  • Hierba Luisa.
  • Lúpulo.
  • Espino Blanco.

No se trata de una enfermedad, es una preocupación, ya que el insomnio se asocia a muchas alteraciones que nos condicionan en nuestro día a día. También destacar, que el uso de fármacos puede generar dependencia, por lo que se recomienda que en caso de padecer estos síntomas acuda a su farmacéutico y le llevará a cabo un seguimiento terapéutico para solucionar estos síntomas lo antes posible.

https://faesfarma.com/

× Whatsapp