fbpx

SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE es un trastorno crónico del aparato digestivo que conlleva dolor en el abdomen y cambios en el intestino con periodos de estreñimiento, diarrea o incluso ambos. Se trata de una patología gastrointestinal bastante común en la sociedad, siendo más prevalente en mujeres y en personas jóvenes.

Causas

Las causas por las que se desarrolla en Síndrome del Intestino Irritable (SII) no están del todo claras, pero causas como las siguientes aumentan la probabilidad de desarrollar dicha patología.

  • Infección grave: tras sufrir una infección gastrointestinal.
  • Alteraciones en las bacterias del intestino, en la microbiota intestinal.
  • Episodios de estrés y ansiedad, ya que el cerebro se encuentra directamente conectado con el intestino.
  • Hormonas, debido a que las mujeres son más propensas a padecer dicha patología por lo que los cambios hormonales podrían influir.
  • Factores genéticos: la genética predispone, pero no determina, por lo tanto, con buenos hábitos alimenticios podremos disminuir la probabilidad de expresar los genes que manifiestan la patología.
  • Intolerancias alimentarias.

Síntomas

Los signos y síntomas del intestino irritable varían. Los más frecuentes son:

  • Dolor abdominal (síntoma más frecuente).
  • Exceso de gases.
  • Distensión abdominal.
  • Meteorismo.
  • Alteración del ritmo intestinal, diarreas o estreñimiento.
  • Mucosidad en las heces.

Diagnóstico

No existe ninguna prueba para diagnosticar el síndrome del intestino irritable, para ello el diagnóstico se basa en la historia clínica y exploración física del paciente, con la existencia de dolor abdominal por lo menos un día a la semana en los últimos meses. Se pueden realizar pruebas complementarias del tipo ecografía abdominal, análisis de orina y de heces, o alguna prueba relacionada con otra patología del tipo inflamatoria, infecciosa, alimentaria o cancerosa.

Tratamiento

  • Nutricional: el tratamiento debe ser individualizado ya que determinados alimentos ingeridos en grandes cantidades pueden agravar el SII. Dietas bajas en FOODMAP que excluyen aquellos alimentos vegetales ricos en hidratos de carbono corta fermentables como los oligosacáridos, los disacáridos, los monosacáridos y los polioles, mejoran la sintomatología en pacientes con SII.

Por tanto, la-farmacia.es recomienda:

  • Comer despacio y hacer comidas pequeñas.
  • Aumentar la frecuencia en las comidas.
  • Ingerir alimentos ricos en fibra soluble y en menor cantidad la fibra insoluble.
  • Beber 2 litros de agua al día.
  • Limitar alimentos con FOODMAP.
  • Dormir 8 horas diarias.
  • Reducir niveles de estrés.
  • Realizar ejercicio diario en la medida de lo posible.
  • Farmacoterapéutico: este tratamiento debería complementarse con las medidas nutricionales mencionadas anteriormente, pero este no debe prolongarse durante bastante tiempo.
    • Fibra: la soluble es la que mejora los síntomas.
    • Probióticos: para recuperar la microbiota intestinal y asegurarnos del buen funcionamiento intestinal.
    • Laxantes: cuando la fibra no mejora el estreñimiento utilizaremos laxantes formadores de masa fecal, estimulantes o bien, osmóticos.
    • Antidiarreicos: para reducir la diarrea, disminuyendo el tránsito intestinal y aumentando la reabsorción de agua y electrolitos.
    • Espasmolíticos: inhibiendo la motilidad intestinal y reduciendo así el dolor.
    • Antidepresivo: pueden disminuir la distensión y el dolor abdominal.
    • Linaclotida: aumenta la frecuencia del número de deposiciones.
    • Agonistas de los receptores de la serotonina: favorecen el peristaltismo y el tránsito intestinal, además disminuyen el dolor.

En conclusión, el Síndrome del Intestino Irritable es una patología muy común, principalmente en mujeres. Manteniendo unas buenas recomendaciones higiénico-dietéticas esta sintomatología puede mejorar bastante, no obstante, ante cualquier duda póngase en contacto con un profesional.

× Whatsapp